La ausencia es presencia

La ausencia de Palou es contundente. No sólo en su casa, donde la vida se abre camino atravesando nuestra memoria, nuestras conversaciones y nuestros brindis.

Volaron sus periquitos y quedaron sus jaulas, con las puertas abiertas.

Imagino sus dibujos, apretados en carpetas húmedas, escondidos para desaparecer con solemnidad.

Esos rincones, donde nos sentábamos, han sido pacífica y vegetalmente colonizados.

Hoy, un año después de su muerte, Palou está cada vez más presente. Quedan sus sabios consejos, grabados a fuego lento en mi hipocampo. Palou es la mirada de Miquel. Son sus actos, su coherencia. Palou está en esa sonrisa, limpia, honesta, sincera y valiente.

Miquel es Palou.

Palou era Miquel. Aprendía de él. El maestro generoso y humilde que escucha y aprende de sus alumnos…

Palou está presente.

«Aunque fuese un señor, sería pastor», decía…

«Llevo las ovejas en las venas. Si no las tuviera, las soñaría.» 

Y sonreía.

Y a mi me dejaba lleno de paz.

 

Me llevé un cencerro, una cuchara de madera y un bastón. Materia para hacer frente a lo inorgánico.

 

La ausencia es presencia.

 

 

 

Shot on Nikon FM2 . Fuji Superia 400 film.  20-35mm

3 Comments
  • Charlie Brown

    13 febrero, 2020 at 7:38 am Responder

    Creo que a parte de los objetos, además de las personas de su entorno, tu huella cinematográfica hará que su presencia y sus bondades permanezcan siempre vivas y eso es uno de los mayores logros del sentimiento humano.

  • Arantxa Gutiérrez Mesonero-Romanos

    13 febrero, 2020 at 10:57 am Responder

    Precioso Borja!!! magnífica historia y mejor relatada.

    • borja

      13 febrero, 2020 at 3:47 pm Responder

      Gracias, querida Arantxa. 😉